noviembre 21, 2011

Abatido

¿Qué es luchar?, ¿qué significa luchar?, ¿para qué luchar?. 

Dice el adagio: "lucha por lo que quieres", pero, si lo que quieres no quiere que luches por él, entonces ¿qué haces?. No lo sé. ¿Esperar, quizás?. Aunque también dice otro refrán que "quien espera, desespera".

La sabiduría popular apesta. Cada frase tiene su contra. Así no hay para dónde mirar. ¿Qué hacer? o mucho más apropiado, ¿qué no hacer?.

Ahora bien, si luchas y luego de mucho -pero mucho- luchar, obtienes lo que tanto quisiste, ¿qué sigue?. Es ahí cuando debes seguir luchando por preservarlo o quizá, dejarlo pasar para buscar un nuevo objetivo. Y ahí está, de nuevo, la encrucijada.

Desde la celda de la desesperación, desde el no saber qué hacer, así escribo estas letras. A veces pienso que sí sé lo que quiero, lo que busco. 
¡Ah!, nuestra mente nos juega la mala pasada de buscar consejo en extraños, en terceros, y hacer de lo que seguramente sabemos correcto, vara de medir la palabra del supuesto apoyo que habremos de encontrar. Así toca vivir. Así se debe buscar vivir. Eso dicen... 

¡Un momento! ¿Así es que toca vivir? ¿Así debo vivir para ser feliz?. ¿Qué es ser feliz?. ¡Vida! De nuevo las malditas preguntas. Ya me empiezan a caer mal los signos de interrogación.
Leer más...