octubre 10, 2010

Gustavo Cerati: Como un ave de presa...


1982 fue el año en que se iniciaron las sanciones contra el régimen sudáfricano favorecedor del apartheid. Iniciaba la última guerra transnacional en el continente americano: la guerra de las Malvinas. Israel invadía el Líbano y Michael Jackson comenzaba su transición al blanco disfrazándose de zombie en Thriller.
Se celebró el campeonato mundial de fútbol en España y en él, Argentina defendía título aferrada a la incipiente estrella de un joven apellidado Maradona.

Argentina, ya en el ocaso de una dictadura, asistía en 1982 al nacimiento de una agrupación musical que dejaría huella. Tres jóvenes, de una generación rebelde y reflejada en el sentimiento punk que venía de Gran Bretaña, tocaban rock y lo hacían en su lengua madre. En castellano.
Soda Stereo nacía con la batería de Charly Alberti, el bajo de Zeta Bosio y la guitarra y la voz de Gustavo Cerati. Se hicieron célebres durante finales de los 80's y todos los 90's. Anduvieron entre el éxito y la desazón que siempre se hacía presente a la hora de fracturas internas que terminaron por disociar la banda, no sin antes dar un recital, que no debe faltar en la colección músical de ningún fanático del rock en español, fantástico y maravilloso marcado por la frase "Gracias... Totales!"

Gustavo, siempre con una voz tremenda, versátil, emprendió el terreno haciéndose solista. La fama de Soda trascendía sus presentaciones lo que de cierta manera colaboraban en su éxito. Fuerza Natural, al criterio de quien escribe, es una de sus mejores creaciones. Lo demuestra Déjà Vu.
La Hora quiere rendir tributo a, en palabras del productor Gustavo Santa Olalla, una de las bandas emblemáticas del rock en español en todos los tiempos. De paso, hacer fuerza por la recuperación de una de las mejores voces que se hayan escuchado jamás. Del albúm 'Comfort y Música para Volar', para la Hora... Pasos!

Leer más...

La pluma de Residente: Preguntas al aire


1. Si al Mono Jojoy lo cogieron 'chuzando' sus botas, ¿cuándo lo harán con las de Alfonso Cano?
2. ¿Cuándo inhabilitarán al 'hombre de los tres huevitos' por colaborar con el paramilitarismo?
3. ¿Son Ingrid Betancourt y Hugo Chávez, parientes de boca?
4. ¿Volverá la selección colombiana de fútbol a un mundial? Me inclino a pensar que se está allanando el camino. Ya volvió William Vinasco y la camiseta volverá a tener tres rayas...
5. Será que algún día, algún día cercano o remoto, ¿se retirará Jota Mario de la televisión?
6. ¿Tiziano Ferro y Ricky Martin cantarían a dúo?
7. ¿Podrán mis nietos utilizar el Transcaribe?
8. ¿Lanzará El Espectador la versión de Busque a Javier con Osama Bin Laden?
9. ¿Qué es de la vida de Fernándo González Pacheco?
10 Finalmente... ¿Quién engañó a Roger Rabbit? Leer más...

Invierno: ¿Conciencia o disfrute?


Llueve y usted duerme... Suena la alarma que indica despertarse. Hace mucho frío y no provoca hacerlo. No le culpo. Sobre todo en los sopores del caribe, donde disfrutar de una temperatura menor a 30 grados centígrados sólo es posible cuando se come un cucurucho, de esos que solemos llamar raspao...
Mientras usted duerme, varios kilómetros al norte una convergencia de nubes gira y gira a velocidades espeluznantes. Bien decía el viejito de canas conocido como Einstein que todo es relativo: Claro, si viendo las fotos de un satélite no deja de parecerse a un ringlete de aquellos que los niños soplan mientras juegan en un parque.
Sin embargo, nuestra inconforme naturaleza también hace quejarnos de tanta precipitación. Y entre tanta pesadumbre, llueve. Algunos se quejan, algunos disfrutan. Pero, otros padecen.
La conciencia salió a cantar bajo la lluvia mientras dormimos...
Permítame despertarle de su confortable situación. Cuando despierte, tenga en cuenta que otros lo han perdido todo y que su humanidad no se reduce a mirarse en un espejo, acicalarse y... En fin, no se reduce a usted.
Agradezca a quien quiera o pueda por pernoctar bajo un techo y abofetéese con la vivencia de aquél que padece y tenga el deber de congraciarse con él. Para tanto frío, la calidez humana no deja de ser el mejor remedio.
No sienta lástima, pues de ello no va el asunto. Es reflejarse en la realidad del otro. Nada más, nada menos.
Y de paso, eduque. Cree conciencia a quien está hostigado. Porque no se trata de crear el mal hábito de siempre esperar. La condición de ser humanos no es sólo la de despertar humanidad sino de forjar carácter, tener convicción. Luchar. Después de todo, la adversidad se mitiga mejor juntos. Unidos. Leer más...