diciembre 24, 2009

Felices fiestas!


Con el estilo de la 'Hora', deseando muchas felicidades y lo mejor en estas fechas a todos los librepensantes, traemos un clásico de esta época con el inconfundible trombón del 'Chico Malo del Bronx', Willie Colón, el sabor del cuatro puertorriqueño de Yomo Toro y al 'Cantante de los Cantantes', Héctor Lavoe: Aires de Navidad.





Disculpen el audio pero, vale la pena! Felicidades! Leer más...

Inquietud amarilla


Contemplo con mucha inquietud lo selectivos que están los taxistas de la ciudad en estas fechas. Debe ser que el negocio está sobre ruedas, pienso yo. La inquietud aumenta al ver que muchas personas, que tienen con qué pagar, son rechazadas una y otra vez por un conductor que simplemente responde "No, yo pa'llá no voy!"... Insisto, la cosa tiene que estar muy bien.
Sí. Que la gasolina, que el tráfico. Hasta meteorólogos me han salido algunos. Pero, el tiempo dentro de un vehículo no es sólo de quién lo conduce. También lo es de quién pide por unos miserables billetes que lo lleven a su destino, a su casa, a su familia. Además, no creo que en tiempos de crisis como los que vivimos, el palo esté para dar cucharas.
Da mucha pena verlos después haciendo huelgas o paralizando el tráfico de la ciudad porque motos, buses y hasta bicicletas les están quitando el trabajo. Recoge lo que siembras, dice el viejo adagio.
Con esto, quiero llamar la atención de los buenos taxistas, que con seguridad son muchos más. Es mejor dar que recibir, y como el dinero no lo es todo, debe ser mucho mejor ganarse un amigo en el camino y marcharse a casa con la satisfacción del deber cumplido que recibir la antipatía de la ciudad por culpa de unos pocos que, al parecer, no valoran su trabajo.

Escrito para el buzón del lector del diario 'El Universal' de Cartagena, Colombia. Leer más...

Lo que se pasa, lo que queda y lo que viene

Remito a los librepensantes de la 'hora', un mensaje que recibí por correo electrónico. Muchas gracias, sr. M.A.!

Pasan algunos malos momentos, quedan los retos y vienen los logros. 
Pasan los buenos resultados, quedan las satisfacciones y vienen las nuevas ambiciones. 
Pasan algunos amigos, quedan sus recuerdos y viene la aplicación de sus enseñanzas. 
Pasan los años, quedan las experiencias y viene una vida mejor. 
Pasa todo lo que me dieron, queda todo lo que me sirvió y viene todo lo que lo progresaré...

Felices fiestas para todos! Leer más...

diciembre 21, 2009

¿Quién perderá más?



Hago eco de un titular de la Web del diario 'El País' de España, que encuentro bastante sensato.
"La ministra no es propietaria de mi música."
Lo pronunció 'Residente', el integrante del dueto puertorriqueño 'Calle 13' haciendo referencia a las descargas de música. La propiedad intelectual de obras de arte, llámese música, pinturas, libros, se ha convertido en un dolor de cabeza de quienes los promueven. Para quién les escribe, no deja de sorprender que lo bello del mundo transformado por la mente humana tenga que ser lucrativo.Y si la mente humana es tan poderosa como pienso, vaya que son cortos de mente quienes dirigen estos negocios. No seré yo quien les diga qué hacer, pero encuentro absurdo el hecho de que un artista condene a un fanático por escucharle. ¿Quién perderá más?
Antes eran los casetes, hoy son las memorias. Pero hoy y siempre se ha compartido música bajo el altruista fundamento de difundir un mensaje, una melodía, un artista que con sus letras llenó un corazón vacío. Sí, nada es color de rosa pero... Y digo yo, ¿quién perderá más?
La trascendencia del hombre, dejó de medirse por las vidas a las que sirvió de modelo. Valen más los ceros de una cuenta bancaria cuando se pase a mejor vida.
Para los librepensantes de la 'Hora', la entrevista realizada por 'El País' a 'Calle 13'.


P.D. La entrevista ha sido compartida en este sitio gracias a una licencia Creative Commons. Esto, sí es pensar! Leer más...

diciembre 12, 2009

Mundiales a cuatro ojos: Los leones indomables


Recuerdo que, cuando tenía cuatro años, mi padre me había iniciado en las lides futbolísticas y me sentó frente a un televisor. Era un verano, de 1990.
Animado ante una pelota de fútbol que subía como un globo por la rendija que le permitía el techo del estadio en el que se jugaba el primer partido, sentí que lo que veían mis ojos era algo grande, hermoso. Gentes que se abrazaban, se sonreían, eran felices.
En cuanto al partido, jugaba el campeón defensor. La Argentina de un tal Maradona, que para mi ignorante mente infantil era un jugador más. Un actor más de todo el espectáculo que contemplaba. La pantalla mostraba once hombres más. Negros. Africanos. Vestidos de verde, rojo y amarillo. Bajo ellos, la televisión mostraba una palabra que jamás había visto hasta entonces... "CAMEROON".
La leí tal cual. El inglés existía para mi pero no su pronunciación, creo. ¿De qué parte del mundo habrán salido?
Sometido a la corriente de entonces, se suponía un juego bastante fácil para el defensor del título. Así lo creí. Pero lo que ocurrió hora y media después también me transportó a la corriente. Estupor. Estupefacción. Aquellos ignotos hombres de África habían vencido, dando la campanada de lo que llegarían a ser capaces. Nunca imaginé lo que vendría después.


Fotografía tomada de Fifa.com

Mi primer mundial de fútbol había comenzado pero yo esperaba a los muchachos que defendían los colores de mi patria en el verde rectángulo. La emoción y la ansiedad dieron paso a la alegría y a la esperanza después de conseguir el pase a la siguiente ronda de la competición luego de un duro partido ante el equipo germano, futuro campeón del torneo. (Eso es otra historia).
Aquellos hombres de África, eran el rival a vencer. 'Alemania no nos pudo ganar! Será fácil!' Inocente... Cuatro años son una corta visión del mundo...
Aguantamos -ya era uno más vestido en cortos- noventa minutos. No fue fácil... Y vino la rabia. La desazón.
Fue tanta mi frustración cuando veía a aquél negrito bailando en el banderín de córner tras haber anotado, que llegue a odiarlo. Aún más cuando la televisión lo mostraba sonriendo.



Dos goles contra uno... Aquellos hombres de verde, con una figura que capturaba mi curiosidad en su camiseta, vencieron.
Los leones indomábles. Así conocí tiempo después a aquella selección que de África hizo historia en las Copas del Mundo. A pesar de la rabia de aquél entonces, se convirtiéron en uno de mis preferidos. Sin embargo, mi visión del fútbol no volvió a ser la misma. Claro, sólo hasta 1994... Pero, esa es otra historia. Leer más...

diciembre 05, 2009

Por mi abuela que murió señorita!



Fotografía tomada de Corporación Imaginario
Con el humor de la costa norte de Colombia, traigo a la Hora, la historia de la creación del mundo contada por uno de los últimos exponentes del costumbrismo de mi país: Reinaldo Ruiz.
Este hombre, oriundo de las sabanas del río Sinú en la población de Sahagún, ha dotado a sus narraciones el sabor y la picardía de la gente de su región llevándolas a todo el país y trayendo consigo risas y alegrías que ha conseguido en todas las presentaciones que ha realizado.
Conocido como el rey del costumbrismo, Reinaldo cuenta la historia de la creación según el rito cristiano y que bien podría ilustrar a un niño... Claro, sólo ilustrar.


Leer más...