noviembre 29, 2009

Tres colores


Y el hombre conoció la pelota. Y desde que supo que en ella podía descargar todas sus frustraciones y convertirlas en gloria después de un gol, el fútbol se hizo culto.
El día que se me permite escribir estas letras, la amenaza del soroche está latente pero, la ansiedad crece con cada minuto que ronda a uno de los enfrentamientos más famosos que se hayan jugado en un rectángulo.
Tres colores yacerán sobre el verde césped, descansando sobre veintidós hombres, buscando algo más que un premio numérico que permita escalar lugares en un escalafón. En la otrora Hispania, se le conoce como derbi. El clásico.
Fútbol Club Barcelona. Real Madrid. Dos ideas, dos esquemas, dos aficiones, dos realidades, dos equipos. Una extensa dicotomía que sólo puede resolverse en un sólo juego y con un sólo triunfador. El empate no cuenta, salvo que ambos jueguen de forma paupérrima.
Dicen los expertos que el buen momento de un equipo es la desazón del otro. Cada año será una historia distinta. Lo cierto es que se espera siempre buen fútbol. Pero vale la advertencia que el buen fútbol ya no es sólo el juego que se despliegue en la cancha. El ambiente también lo hace y el de un partido como este, sin importar las circunstancias de ambos, siempre será fantástico.
Tres colores. Dos de ellos, azul y granate, fundidos sobre una única camiseta. El blanco, el otro. Una historia tan grande que no cabría en estas letras pero, que enmarca siempre un juego que aguarda emoción y gloria. Leer más...

noviembre 26, 2009

Maldito soroche


Las circunstancias de la vida (Gracias!) le han permitido a quién les escribe hacerlo desde la antigua ciudad del zipa, hoy capital de la República de Colombia. Vamos, que de veras he podido comprobar que se encuentra cinco mil dos mil seiscientos metros más cerca de las estrellas, como cita la propaganda gubernamental.
He dejado que el frío me pueble hasta el tuétano pero, no por ello, ha dejado de ser una oportunidad espléndida que estoy dispuesto a disfrutar.
Sin embargo, existe algo en el ambiente que no ha dejado de recordarme que soy un hombre de costa. Y es que crecer en un ambiente húmedo y con una baja presión atmosférica, no deja de afectar a quién poco suele visitar alturas.
Los antiguos pobladores de los Andes le llamaban soroche. Aunque no me agrede toda su sintomatología, le reconozco cuando bajo mi cabeza o, cuando subo a un ascensor...
O tal vez, es que estoy perdiendo la cordura... En fín, el maldito soroche no me va a detener.
Gracias Vida! Gracias por traerme aquí!
Leer más...

noviembre 23, 2009

¿El civismo sólo nos toca a los cartageneros?


No cabe duda que el civismo es el valor que debe predominar en los habitantes de una comunidad como señal de pertenencia a la misma. En cada ciudad de nuestro país es algo muy común en tiempo electoral, llenar de carteles con los rostros elegibles los postes de alumbrado público y las murallas. Suponiendo que el tiempo electoral es cada dos años, entre elecciones presidenciales y de burgomaestre, se les ha exigido a los candidatos, vencedores y derrotados, una vez concluida sus campañas dejar limpia de cualquier publicidad a la ciudad.Sin embargo, no comprendo porqué noviembre se convierte en tiempo electoral cada año, cuando las comitivas de las reinas nacionales dejan llenos los postes y muros de nuestras ciudad con sus rostros. Sí, las reinas son muy bellas y cada quién tiene derecho a hacerles la publicidad que consideren pertinente para ayudarles a triunfar. Pero quienes las apoyan tienen el deber de dejar la ciudad limpia de avisos una vez concluido el certamen. Y aunque dudo mucho que hayan sido cartageneros los responsables de empapelar la ciudad, me cuesta entender porqué tengamos que ser los cartageneros los que tengamos que hacer lo que en verdad corresponde a otros. El civismo, debe ser cualidad de todos!

Escrito para el buzón del lector del diario 'El Universal' de Cartagena, Colombia. Leer más...

Del caribe a Soweto


De la genial partitura de Juan Formell, director de la orquesta cubana 'Los Van Van', nació una melodía muy pegajosa. Con un extraordinario tempo marcado por el piano, constante en toda la pieza, hizo un hito en la música del caribe. La canción se titula 'Muévete'.
La canción llegó a oídos del no menos afamado cantautor panameño Rubén Blades quien haciendo gala de su activismo político, quiso realizar su propia versión de esta llamando la atención sobre la situación social en el continente africano y sobre todo de la que llama 'enfermedad del espíritu': el racismo.
Para los oyentes de la hora, de la notable voz del 'panameño más famoso del mundo' y su orquesta 'Son del Solar', Muévete.


Leer más...

Tierra roja


 Desde el corazón de Pangea, supercontinente original, bajaron de los árboles los elegidos por selección natural. En tierra, irguieron sus espaldas con el tiempo que otrora corría a su favor. Abrieron sus mentes, ampliando el conocimiento que tenían antes de subir a las copas ahora con la mirada al horizonte. Gracias a ello, evolucionó su estirpe y se hizo una sola raza.
Con el indomable espíritu de su andar, esta especie fue trazando y abriendo caminos. Desde la diáspora arbórea ya no había nada más que descubrir lo que yacía a lontananza. Nacía la emigración y, así como se disgregaban los miembros de aquella raza hermana, también lo hacía Pangea que dejaba de ser 'toda la tierra' para convertirse en cinco grandes porciones de territorio. Dispersos y sometidos a su caminar indómito, la nueva especie se lanzó a la aventura de descubrir, conocer y conquistar.
No obstante, los que se establecían en un sitio también establecían su modo de vida, sus costumbres. Algunas veces, el modo de vida tuvo que ser alterado por las condiciones del entorno. Nacían las sociedades. Cultura, creencias, sonidos a bordo.
Todo esto se extendería a nuestros días. ¿Quién podría visionar que todo esto podría ocurrir en cien millones de años?
Pero la tierra donde germinó la semilla de la raza que por selección natural bajó de los árboles, está olvidada. Los descendientes de aquella especie que quedaron dispersos al norte de la tierra madre, con un color de piel mucho más claro que el de sus ancestros, volvieron a ella sólo para conquistar y saciar su sed de poder. El corazón de Pangea fue bienaventurado al recibir grandes recursos naturales entre animales, plantas y  minerales. El pródigo no volvía a rendir tributo a su madre. Despojada, la madre de sus recursos no dejó a los que quedaron en ella otro sentimiento más que el de odio y venganza por todo lo perdido, lo arrebatado.
No se puede decir que todo lo que los expatriados trajeron consigo fue malo, pero tampoco puede decirse que todo fue bueno. La fortuna, o quizás la misma Pangea, quisieron que muchos de los habitantes originales pudieran impregnarse de los conocimientos de los poderosos del norte en pos del bienestar de su gran nación.
África, se desangra hoy entre conflictos internos nacidos de otros más antiguos pero igualmente dolorosos. Hay quién dice que la tierra allí es roja de tanta sangre derramada. Cuesta creer que una tierra tan maravillosa en historia y cultura, pese a lo poco que pueda conocerse sobre ellas, haya sufrido y esté sufriendo tanto.
Sin embargo, la esperanza nunca muere y este continente está lleno de ella. Pero todo pasa porque el resto de la humanidad respete a la tierra y a los hombres que la poblan. Nunca es tarde para honrar a la madre que alguna vez nos concibió. Nunca es tarde. Madre sólo hay una.
Leer más...

noviembre 08, 2009

Atención! Mirad aquí!



He transportado mi mente a Berlín, antigua capital imperial. Encuentro regocijo en saber que de sus entrañas brotó la libertad de un pueblo cautivo. Aunque, encuentro extraño el hecho de que un mismo pueblo, sea cautivo a causa de los errores de unos primeros y los ires y venires de unos segundos.
Me detengo en frente de la Puerta de Brandeburgo y a mi mente se viene el recuerdo de una fotografía enclavada en uno de mis libros de historia con el curioso detalle de encontrar un muro delante de tan colosal monumento y un escueto letrero diciéndo 'Achtung'...
Achtung. Aquellas siete letras quedaron grabadas en mi memoria, que jugando conmigo quizás, añadió un par de signos de interrogación entre ellas. Atención, demandaba aquella palabra germánica.
Sin embargo, atención. Se demandó en aquel triste 1961 cuando se erigió esa muralla que separó destinos. Atención, exclamaron millares de berlineses en 1989, para decirle al mundo entero que eran alemanes. Todos. Libres.
Atención, es lo que aún clama la humanidad, que aunque alegre conmemora aquella gesta, requiere de ella para liberarse de todas las ataduras que hoy existen en el mundo y que por existir no hacen más que realzar nuestra estupidez por pretender mantenerlas.
El muro erecto en Berlín se derrumbó y con él un sistema de gobierno que había aislado a dos pueblos dentro de una misma ciudad haciéndolos parecer como enemigos el uno al otro, aún cuando se necesitaban el uno al otro. Fue pacífico. Marcó una era.
Hoy, a veinte años de aquél fantástico día y, como lo hiciera Reagan a Gorbachev, la humanidad clama por que los muros que hoy la dividen se derrumben. Qué daría para reemplazar aquellos muros por respeto a todo lo que somos. Alzad la voz! Mirad a Berlín! Fuimos ciegos, pero no tanto para encontrar la luz!
Que viva la ciudad del oso y su inapagable antorcha de libertad! Leer más...

noviembre 07, 2009

Una canción de amor

Gracias a un muy buen amigo, ha llegado a los oídos de quién les escribe una pegajosa tonada. Identifiqué el sonido dentro de los acordes del soul, aunque quizá la membrana timpánica me esté jugando una mala pasada. Sin embargo, lo que en realidad me cautivó era la manera de ejecutar el piano su virtuosa intérprete. Su nombre es Sara Bareilles y es nacida en el estado de California, EE.UU. Aunque lleva tiempo en el mercado como cantante, apenas desde 2008 es que su carrera se está reconociendo, cada vez más. Así que, por favor visitantes de la hora, juzguen por sus propios oídos. Para ustedes, 'Love Song'...


Leer más...