noviembre 23, 2012

No es otro nuevo día

A quien corresponda.

Es un poco difícil escribir este día, pero es menester. Y aunque lo más seguro es que estas letras pasen desapercibidas, es mejor intentarlo que seguir en la sombra.
Mientras escribo, escucho notas tristes de Amy Winehouse pero no me atrevo a detenerlas. Me dan sosiego.
Quizás despertaste deprimida, que no lo creo. Pero este no es un día normal. El ciclo de la vida hoy comienza a plasmar una nueva espiral.
Aunque hoy lleguen todos los saludos de felicidades desde los más recónditos rincones del mundo, eres tú quien tiene el poder de dibujar tu existencia. Quizá esos saludos sean el mejor combustible para iniciar tan largo camino. Quizá sea bueno que lleguen muchos.
Incluyo el mío porque conozco de primera mano la hermosura de tu ser y se que tu vida tendrá luz. Sólo debes quitar las telarañas de tu ventana y todo se aclarará.
Quizá las circunstancias que vivimos no me conviertan en el mejor portador de tantos deseos, pero es un poco de mi que quisiera que tuvieras este día. Aunque insisto, quizá pase desapercibido.
Finalmente sonrío, porque el mensaje debe llegar con lo aprendido. Y eso aprendí de ti, aparte porque eres buena maestra: tu sonrisa es maravillosa.
Sonríe. No es otro día el que comienza.

blog comments powered by Disqus