abril 14, 2011

Viacrucis: Hala el Barça, Visca el Real...

De Ben Sutherland http://www.flickr.com/photos/bensutherland/
Podrá lucir muy oportunista hablar del hoy por hoy, Partido de Partidos. Como aficionado al maravilloso deporte que es el fútbol, no es posible escapar de esta fiebre. En estos tiempos ya no solo corren ríos de tinta. También flotan bytes de información.
Fútbol Club Barcelona. Real Madrid Club de Fútbol. Los equipos más populares de España y, cómo no decirlo en tiempos globalizados, de buena parte del mundo enfrentarán un viacrucis en los que dirimirán los títulos más importantes a los que club alguno pueda aspirar en una temporada. Liga, Copa y Champions League (o en términos románticos, Copa de Europa).

El pasado poco importa en el rectángulo de juego. Pero es una losa el último resultado infligido por los azulgranas por la Liga. El 29 de noviembre de 2010, hace ya media temporada, el conjunto catalán en un partido delineado con estilete venció cinco goles por cero a la escuadra madridista en el Camp Nou, hogar barcelonista. El próximo sábado se volverán a ver las caras en la Casa Blanca, el estadio Bernabéu, para el partido de vuelta de Liga.

La consabida frase de Jorge Valdano, hoy director deportivo de los blancos, 'El fútbol es un estado de ánimo' no puede tener más razón en estos instantes. El destino ha querido que estos colosos se midan en cuatro ocasiones durante dieciocho días. Será el ánimo de ambos conjuntos lo que determinará al vencedor de tan particular contienda.

Los estilos.
De gomezoscar http://www.flickr.com/photos/gomezoscar/
Ahora bien, ambos equipos se encomiendan a la sabiduría de sus entrenadores. Josep Guardiola, criado en el seno azulgrana, ha logrado construir un estilo de juego de esos que se ven de centuria en centuria. Apoyado en bastiones como Valdés, Puyol y Xavi, la frescura de Piqué, Busquets, David Villa y Daniel Alves, el talento de Iniesta y Messi, balón de Oro de la FIFA en 2010, y la irrupción de nuevos valores como Pedro, Jeffren y Thiago ha cautivado la imaginación futbolística de los aficionados con su juego de toque y presión por toda la cancha.

Por otro lado, José Mourinho, avalado por su larga y exitosa trayectoria incluidas dos Copas de Europa con diferentes equipos, está al frente del proyecto merengue al que ha labrado un camino de boxeador pegador. De esos que no escatiman en golpes llenos de furia hasta que la última campanada suena. Velocidad pura  que parte del juego de sus laterales (Marcelo, Sergio Ramos) y extremos (Cristiano Ronaldo, Di María), la seguridad que sus defensas centrales ofrece, guardia pretoriana portuguesa de Pepe y Ricardo Carvalho. La visión periférica que otorga todo un campeón mundial como Xabi Alonso y la implacable definición que imprime su delantera: (En el sentido figurado de su entrenador) El 'perro' Higuaín y el 'gato' Benzema.
Todos ellos, rutilantes nombres que desfilarán ante la pantalla de los televisores de medio planeta.

Partido a partido.
De kozumel http://www.flickr.com/photos/kozumel/
El fútbol moderno se mide por los resultados. Sin embargo, las temporadas de ambos clubes son envidiables. Números que conjuntos despedazarían a los de cualquier liga de cualquier país. No es justo hacer balance a partir de estos cuatro juegos. Es mediocre y poco habla de la grandeza de los dos como rivales.
Ahora bien, a ojos de quien escribe, la importancia de los partidos será gradual conforme avancen en el tiempo.
La situación en Liga habla de una distancia de ocho puntos entre el FC Barcelona, primero, y el Real Madrid, segundo. El once azulgrana será visitante por lo que una victoria en campo enemigo será la estocada al torneo de la regularidad. Mourinho, maestro en las artes de la confusión, es poco optimista en este sentido por lo que apelará al ambiente del Clásico para obtener un triunfo que aplace el probable alirón liguero y siga dando esperanzas, como ha ocurrido en las últimas dos campañas, a la parroquia blanca.

A mitad de Semana Santa, en el estadio de Mestalla en Valencia, se jugará la final de Copa. Fue la Copa el primer torneo que encarriló el mágico triplete del 'Pep Team' en 2009 y fue precisamente en la cancha ché. No obstante, José Mourinho se presenta como maestro en guerra asimétrica: Las copas, a partido único o a ida y vuelta, son su terreno y la mejor ocasión para birlar un título al, en palabras de la prensa especializada, mejor Barcelona de la historia.

Finalmente, el bombo de Nyon ha querido que los dos grandes rivales se midan camino a Londres, sede de la final de la Champions League 2010-2011. Como toda eliminatoria a doble partido, el resultado de la ida determinará las condiciones del choque final. Así pues, el éxito o fracaso de los resultados anteriores (y muy especialmente la final de Copa) marcará la ambición de ambos de cara a lograr un cupo en la Final de Wembley. En el ideario barcelonista persiste la ilusión de recoger el trofeo en las gradas del estadio donde todo empezó, en 1992 con la victoria del 'Dream Team' dirigido por Johan Cruyff. Para los merengues, nada mejor que despojar a su eterno enemigo de tal placer con el gusto de su entrenador, experto en tal asignatura al dejar en la cuneta al Barcelona llevando a 'su' Inter a la final de Madrid, a la postre su nueva casa, en el recorrido anterior.

Aunque la pasión recorra la sangre de los hinchas más enfervorecidos, este campeonato particular debe jugarse partido a partido. No cabe ninguna duda que nos esperará el mejor banquete de fútbol que hayamos saboreado jamás. Pero mientras esperamos por el silbido inicial, no queda más que esperar y rogar que concluya tan larga agonía. Salud al fútbol!

2 comentarios:

  1. bueno Andre, me imagino que al finalizar los 4 partidos haras otra reflexion?? Un abracito...

    ResponderEliminar