octubre 10, 2010

Gustavo Cerati: Como un ave de presa...


1982 fue el año en que se iniciaron las sanciones contra el régimen sudáfricano favorecedor del apartheid. Iniciaba la última guerra transnacional en el continente americano: la guerra de las Malvinas. Israel invadía el Líbano y Michael Jackson comenzaba su transición al blanco disfrazándose de zombie en Thriller.
Se celebró el campeonato mundial de fútbol en España y en él, Argentina defendía título aferrada a la incipiente estrella de un joven apellidado Maradona.

Argentina, ya en el ocaso de una dictadura, asistía en 1982 al nacimiento de una agrupación musical que dejaría huella. Tres jóvenes, de una generación rebelde y reflejada en el sentimiento punk que venía de Gran Bretaña, tocaban rock y lo hacían en su lengua madre. En castellano.
Soda Stereo nacía con la batería de Charly Alberti, el bajo de Zeta Bosio y la guitarra y la voz de Gustavo Cerati. Se hicieron célebres durante finales de los 80's y todos los 90's. Anduvieron entre el éxito y la desazón que siempre se hacía presente a la hora de fracturas internas que terminaron por disociar la banda, no sin antes dar un recital, que no debe faltar en la colección músical de ningún fanático del rock en español, fantástico y maravilloso marcado por la frase "Gracias... Totales!"

Gustavo, siempre con una voz tremenda, versátil, emprendió el terreno haciéndose solista. La fama de Soda trascendía sus presentaciones lo que de cierta manera colaboraban en su éxito. Fuerza Natural, al criterio de quien escribe, es una de sus mejores creaciones. Lo demuestra Déjà Vu.
La Hora quiere rendir tributo a, en palabras del productor Gustavo Santa Olalla, una de las bandas emblemáticas del rock en español en todos los tiempos. De paso, hacer fuerza por la recuperación de una de las mejores voces que se hayan escuchado jamás. Del albúm 'Comfort y Música para Volar', para la Hora... Pasos!

blog comments powered by Disqus