septiembre 29, 2009

De la pluma de Residente: Olvidemos al Pibe.


Era el 5 de septiembre de 1993. Estadio Monumental de Núñez, Buenos Aires, Argentina. La Selección Colombia escribía la página más dorada en la historia del balompie nacional.
El coraje de Leonel, la genialidad del 'Pibe' y los goles de Freddy, del 'Tino' y del 'Tren' nos ponían a soñar con estar en la cúspide del futbol mundial. Ese día los colombianos fuimos enormemente felices... Todos nos fundimos en abrazos de alegría y jolgorio hasta tal punto que el día siguiente fue declarado cívico. Algo nunca antes visto. Era sencillamente increíble el nivel de éxtasis en la sangre de los colombianos.
Pero... ¿Qué pasó después? Sencillamente, la selección llegó al Mundial y quedó eliminada. ¿Razones? Demasiadas, quizá no haga falta explicar.
A partir de allí, la selección no ha sido la misma ni nosotros, sus hinchas, hemos sido los mismos. Fuimos a otro Mundial y fue otro fracaso, al punto de no salir de tal. ¿La Copa América 2001? Aunque la selección se alzó con el campeonato, no llenó las espectativas de fútbol de la afición y sencillamente ese título no quedará en nuestras retinas... (Ni siquiera recuerdo la fecha de tal logro).
Y todo pasa por una sola razón: Después de la generación del 'Pibe' no hay selección que nos enamore. Y no encuentro otro término para describir lo que sentimos los colombianos por esa generación: Somos como la doncella que encuentra su príncipe azul, pero éste se marcha para siempre y por más que lleguen otros príncipes, ninguno da la talla ni la dará si para esa doncella no hay nadie más que ese príncipe y, ese es nuestro problema como hinchas. No hemos querido entender que otro como Carlos Valderrama no hay.
Todo jugador que se coloca la '10', enseguida lo comparamos con el 'Rubio de Oro' o, al delantero morocho lo comparamos con el 'Tino' o, al arquero que salga con el balón lo comparamos con Higuita y en esa tónica hemos estado 10 años o más.
Quizás la solución sea olvidarnos del 'Pibe' y de esa camada de grandes jugadores para que los jugadores que vistan la tricolor no se sientan presionados a ser como ellos. El fútbol moderno no es como el de los años 90, pero en Colombia parece que quedamos estancados en esa época.

3 comentarios:

  1. Es muy cierto que nos hemos quedado con la selección del Pibe, que añoramos otro Pibe, pero también es cierto que no ha llegado nadie que nos haga olvidarlo... Hoy día hay buenos jugadores y, en mi humilde opinión, Geovanny Hernandez está desempeñando un buen papel, pero no alcanza al nivel del Pibe... Lo siento, pero para poder olvidarnos de esa selección, necesitamos personajes cuyo rendimiento sea igual o superior.

    ResponderEliminar
  2. El fútbol mostrado por la selección Colombia en los 2 últimos partidos contra Ecuador y Uruguay se nota que no tenemos fútbol colectivo, llegamos al arco mas con ganas, con corazón que con técnica... y es con técnica que los equipos grandes hacen del fútbol la excusa perfecta para no cambiar de canal. Mientras tengamos a esos pillos, bandidos de corbatica llamados empresarios rondando a nuestros técnicos no se pondrán convocar a los jugadores que están mostrando mejores condiciones que "otros"
    Nos tocará mirar a nuestros guerreros colombianos desde el 25 de octubre en Nigeria contra Paises Bajos para que nos den una alegria en esa categoria sub 17. éxitos muchachos! Vamos por ese mundial!

    ResponderEliminar